top of page

¿Qué eras antes de conocerlo?


La mayoría de nosotros éramos personas sin un sentido de vida, sin rumbo, sin dirección, estábamos perdidos, vivíamos sin esperanza, vivíamos amargados, llenos de rencor u odio, a la deriva, en el anonimato, enfermos del alma y muchos del cuerpo, sin embargo a pesar de todo lo que éramos Dios nos vio con ojos de amor, vio en nosotros lo que nadie más podía ver, noto que éramos valiosos y nos llamó para perdonarnos y darnos un verdadero sentido de vida.

Fuimos hechos sus hijos, fuimos aceptados por Él, llamados a grandes cosas, restaurados poco a poco, levantados, sacados del anonimato, fuimos hecho linaje real, nuestra vida cambio totalmente y ahora somos llamados hijos de Dios con un futuro glorioso que nos espera.


A lo mejor personas que no valoramos todo lo que Dios hizo y que vivimos quejándonos por lo que no necesitamos o reclamando a Dios más de lo que ya hizo por nosotros. Somos muchas veces hijos desagradecidos que se nos olvida de donde Dios nos sacó y comenzamos a vivir una vida llena de deseos propios, conforme a nuestra voluntad pecaminosa y no conforme a la voluntad divina. Es triste cuando ya no valoramos lo que Dios hizo por nosotros, cuando olvidamos de dónde venimos, de donde nos sacó el Señor, y es triste porque es allí cuando sin darnos cuenta volvemos al mismo lugar de donde Dios nos sacó, a esa vida sin sentido, sin rumbo, desorientados, perdidos, y lo peor de todo, engañándonos a nosotros mismos creyendo que somos lo que no demostramos.

¿Realmente estamos viviendo una vida que agrade a Dios?, ¿Realmente mi boca lo exalta?, ¿Mis pensamientos lo alaban?, ¿Mi comportamiento habla bien de Dios?, ¿Mis planes están edificados en su voluntad?

No nos olvidemos de dónde venimos y hacia dónde vamos, que no se nos olvide que ha sido Dios quien nos ha traído hasta dónde estamos y nos ha sostenido, si no fuera por Él no estaríamos acá, por tal razón debemos vivir cada día de forma que nuestras acciones y todo nuestro ser glorifiquen a Dios y le agradezcan por todo lo bueno que ha hecho en nosotros.

Vivamos cada día con el único propósito de hacer su voluntad y amarlo no solo de palabra sino con nuestro testimonio, que la gente vea en nosotros la imagen de Cristo reflejado y que con ello exaltemos su Nombre entre las naciones.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page