Búscale y te las revelará.


¡Hola pipoles!, nuevamente he regresado después de una larga pausa en donde estaba pendiente de que Dios pues hablarme y he estado en San Lorenzo, en el mero sur de Honduras. Un magnifico calor, comiendo en muchos lugares, pero fue justamente hoy cuando se me vino un versículo, Proverbios 18:15 “Las personas inteligentes están siempre dispuestas a aprender; tienen los oídos abiertos al conocimiento”.

Y es así mis estimados patiperros que una idea puede cambiarlo todo, solo se me viene a la mente Bill Gates en reunión con sus aleros de dinero y les presento su idea, pero ellos le dijeron “demasiado arriesgado”. Solo me imagino la cara o los pensamientos de cómo se han de sentir ahora, pero pucha yo pensaba en todas las ideas que he tenido, pero ninguna de ellas he encontrado apoyo, me imagino que a ustedes les ha pasado, pero hoy Dios, mi padre Bello me decía, “Estimadooo peludo todas las buenas ideas son maravillosas pero las ideas de mi, que vienen de mí, son todavía mejores”.

Zaaaaaaaaaaaaa, en la nuca me empezó un frio, ahí mismo donde ustedes humanos nos agarran para ver si somos de raza, que me estremeció todas las pulgas y yo dije, desde hoy siento ese respaldo de Dios en todo lo que estas patas emprendan. De algo estoy seguro y es que mi bello Padre nos va a comenzar a respaldar con los recursos del Cielo.

Pablo dijo: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que les falta conforme a sus riquezas” (Filipenses 4:19), ¡imagínate ser “patrocinado” por Dios Padre y “avalado” por el “Banco” del Cielo! Ufff que poderoso seria. Y lo más maravillosos que ahí, parado en un muelle, viendo hacia los manglares mi Padre me seguía hablando “El problema nunca ha sido la falta de ideas en ustedes sino el encontrar a personas que dejen su área de bienestar y actúen sobre ellas.

Mi gente, normalmente el Señor nos da sus ideas cuando las nuestras han fallado, cuando estamos dispuestos a hacer lo que Él nos diga, cuando estamos dispuestos a tomar riesgos y cuando nos comprometemos a darle a Él toda la gloria. ¡Hoy te invito amigo mío, consejo de este perro callejero a que pienses en una de las ideas de Dios podría hacer por tu negocio en este año! ¡O por tu ministerio! ¡O por tu familia! y escucha: “Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo llevaré a cabo” (Isaías 46:11).

Solo te puedo asegurar que mi Padre bello ya ha determ