Aprendiendo de El.


Hace poco tiempo atrás compartiendo un testimonio en un hotel de la Capital una persona se me acerco y me dijo “Conozco muy bien a tu padre y de por lo que han pasado, por honesto le han pasado muchas cosas” fueron esas palabras las que me ha hecho pensar en lo mucho que he aprendido de ese hombre que, aunque es imperfecto como yo, siempre ha sido una especie de superhéroe para mí.


Él me ha enseñado muchas lecciones de esas que pueden cambiar vidas las cuales las más importantes han sido las siguientes: - El sentir compromiso con algo, es lo que forma a un hombre.

Aunque sin palabras pero con hecho me ha enseñado que los hombres que no se comprometen con algo en la vida, no son hombres de verdad. Mi papá y mi mamá llevan más de 30 años de casados. Durante esos años, en mi vida los he visto pelear, hemos compartido como muchos momentos felices como momentos tristes pero siempre los he visto comprometidos el uno con el otro en todo tiempo.

Sin embargo, hoy en día la moda es divorciarse por cualquier cosita. Rendirse. Vivir sin compromiso. Tomar el camino fácil. Mi papá es alguien que nunca deja a un lado el compromiso que hizo junto a mi mamá hace años, y por eso ambos, él y mi mamá, son personas que viven un matrimonio que honra a Dios a pesar de sus imperfecciones y como cada quien lo quiere hacer. Por eso la vida los recompensa con buenos momentos por encima de los malos tiempos.

Y es que mi papá no solo vive comprometido ante Dios con mi mamá. También está comprometido conmigo y mi hermano. Él sabe que el compromiso de hoy, aunque muchas veces ha sido difícil, es el legado que dejará al mundo en el día de mañana.

-De nada sirve tener todo si no tienes lo que más importa. Entendí que el camino a una cima nunca va ser fácil, al menos que estés dispuesto a sacrificar lo que más importa para ti, tal vez sin darte cuenta. Puedes llegar lejos en tiempo record si te vendes a lo que está mal. Mis padres son chilenos y ellos sacrificaron su familia por venir a un país totalmente nuevo, pero un sacrificio que hizo que mi padre llegara a la cima de su profesión.

En mi casa vivimos muy bien gracias a Dios, ¿ Pero podríamos tener muchas más cosas si mi papá no fuera un hombre honrado? ¿Quién no?. Pero saben que es genial vivir con una conciencia tranquila, con tu familia a tu lado y sabiendo que llegaste a donde estás gracias a Dios y a base de trabajo justo y honrado. A fin de cuentas, las mejores cosas de la vida no son cosas. “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”(Filipenses 4:19)

-Es maravilloso ver lo bueno en las malas situaciones. Mi papá ha tenido que soportar muchas cosas en la vida. Son tantas cosas, que no puedo enumerarlas todas y además no creo que sea correcto mencionarlas porque forman parte de su vida privada. Hay una cosa que le envidio sanamente a mi padre: Su inigualable sentido del humor. Te aseguro es de las personas más graciosas que hay en todo el mundo, sin importar si siente que el mundo se le cae encima o no. Algo que siempre me ha gustado es que de todo hacia una canción, típico de una persona creativa. Gracias a él conocí que vivir sin sentido del humor no tiene sentido. Y es por mi papá que siempre me esfuerzo por mirar el lado positivo de todo.

Ese lado es en donde Dios nos extiende la mano, nos muestra la salida y podemos conocer de forma maravillosa lo inmenso de Su amor. Allí comprendemos que todo ocurre por alguna razón… incluso cuando en el momento en que algo acontezca, no sepamos para qué.