Con la cabeza por sobre el corazón



Me recuerdo que en un momento de mi vida cuando ya Jesús estaba en mi corazón pensaba en que muchas de mis decisiones fueron basadas por el corazón, la cual me llevo a cometer grandes errores. Considero que hay momentos en donde no tienes que decidir con el corazón, sino con tu cabeza, es decir, pensar muy bien en lo que estás a punto de decidir, pensar en las consecuencias de eso y es que muchas veces simplemente sabemos que tenemos que hacer lo contrario.

No sé cuántas veces vi a amigos y amigas decir que amaban a alguien, ponían muchas fotos en las redes, se mandaban mensajes amorosos que llenaban de miel la pantalla del celular y que hasta juraron casarse y cuando pasa el tiempo se dan cuanta que han perdido el tiempo por haber tomado una decisión apresurada.


Y es que nuestros sentimientos son engañosos y por esa razón no debemos decidir en base a lo que sentimos. La Biblia dice: “El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso. ¿Quién realmente sabe qué tan malo es?” Jeremías 17:9.


Un día en mi capitulo me empecé a fijar en quien ahora es mi esposa, debo confesar que tuve algunos capítulos en donde iba a quererla cortejar y solo en ella me fijaba, el testimonio pasaba por alto, pero una persona a la cual le había comentado me dijo que aún era muy mundano para ella. Pero ese comentario a lejos de desanimarme me lleno de buena vibra y me llevo a poner los pies en la tierra, me tenía que convertir, no solo por ella, en esa persona agradable a Dios. En otro momento hubiera querido que ya fuera mi novia y tal vez hubiera arruinado el plan de Dios por el apuro mío.


El amor es complicado cuando nos dejamos llevar solamente por los sentimientos y no por la razón, cuando la emoción le gana a la razón nos podemos llevar una gran decepción, parece letra de una canción esto. No voy a ondear mucho en mi relación con mi esposa pero saben que entregándole las cosas a Dios y que el haga su obra todo resulta, aquella persona que en algún momento yo considere inalcanzable por su conexión con Dios, se convirtió con el tiempo en mi gran compañera de hogar.

Hay muchos que quizá estén en este momento en una relación donde no todo va bien y posiblemente estén a punto de tomar una decisión basado en lo que sienten en su corazón. La mayoría de nosotros relacionamos el corazón con los sentimientos, pero la Biblia cuando habla de corazón no solo habla de sentimientos, sino de pensamientos que obviamente provienen de nuestra mente. Hay un versículo muy conocido que dice: “Y sobre todas las cosas, cuida tu mente, porque ella es la fuente de la vida.” Proverbios 4:23.

Hoy te invito a rendir tu ser a Dios para dejar que Él guíe tu vida como Él considere que es mejor. Deja todas tus decisiones en sus manos, pero al mismo tiempo se valiente en obedecer las instrucciones que te dé, no te dejes seducir por tus sentimientos, deja que Dios ilumine tu mente y te guíe hacia el camino que debes seguir y camina por él.