Dolce & Gabbana vrs Dolce & Banana



Parece una broma; pero es real, en el mundo de la moda y el diseño existen marcas famosas que han logrado atraer la mirada y el deseo de much@s, tanto es así que en China existe un mercado multimillonario de imitación de los productos de estos diseñadores.


Aunque la imitación usualmente nunca llega a alcanzar al producto original, ya que se requiere materia prima de alta calidad para igualarlo, son muchas las personas que consumen de este mercado.


Actualmente vivimos en la cultura de la imitación, y hasta puede parecer ridícula la comparación, muchas veces nosotros mismos nos esforzamos muchísimo para convertirnos en una Dolce & Banana, en la copia de alguien más, en este tiempo muy pocas personas quieren tomarse el tiempo de innovar, de descubrir su identidad en Dios, de crear! Negando así el ADN de nuestro Padre Celestial, el Creador!


Eso es lo que el enemigo quiere, robar tu identidad, que perdas tu propósito, ese que es tan único, que Dios te dió. Y muchas veces no es nuestra culpa del todo, por que crecemos siendo comparad@s. "Aprende de tu herman@", "Deberías de ser como fulan@" y mal entendemos el copiar el buen ejemplo con perder la identidad para adquirir la de alguien mas.


Vivimos en un sistema de educación donde pesa más lo malo que somos en algunas materias, en lugar de aprovechar y mejorar en lo que sí somos buenos. Y esta forma de educación muchas veces nos frustra tanto que desvía nuestra mirada de nuestros talentos. Esto sin contar la cantidad de información alejada de la verdad de Dios que recibimos todos los días a través de las redes sociales y sirven solo para confundir más, al que ni siquiera ha empezado en su viaje del descubrimiento de su propósito en la vida.