El Amor no llega tarde


Estos días de febrero causan en las personas un comportamiento distinto al que se vive en los otros once meses del año. La publicidad se ha encargado de mercadear de una forma tan sutil y profunda el significado del día del amor y la amistad. Muchos negocios preparan toda su dinámica para poder impulsar sus ventas para este día y el flujo en el comercio da un dinamismo a la economía sin importar donde estemos.

Reconozco que en el momento que he decidido escribir estas palabras ya ha pasado este día. En el cual abra más de alguno que ahorra desde diciembre para dar un detalle que enamore. También abran por allí aquellos que se hagan los enojados para disimularlo. Y quizás, puede que este día hubieses pasado tan distinto a cómo te lo imaginabas.

No soy un amargado, ni trato de parecerlo cuando critico el fin con que se desarrolla este día en la actualidad. He visto detalles y actos más sinceros en un aeropuerto, hospital y cementerio, a los que he podido presenciar en fechas como esta.

Es que siendo honesto lo que se pueda o no regalar para esta fecha, no representa a lo que las personas puedan o no sentir. Es tan normal ver chavas luciendo regalos de personas por las cuales no sienten nada, en el otro extremo tipos que compran por mayor flores y regalos para el “único” amor de su vida.

Pero quien soy yo para criticar. Si en el algún momento de mi vida me sentí tan desesperado por esta fecha en no sentirme solo. Porque añoraba cosas que no estaba listo para dar, tampoco listo para llevar un compromiso y de por sí, que hubo veces que hice detalles a personas para demostrar algo que no sentía.

El problema que encuentro. Es que nos han metido la idea de que dar rosas es amar, regalar chocolates es querer. Ha sido tan eficiente la publicidad en este sentido, que nos definen que el romance es una cena en un restaurante bajo la luz de la velas.

Antes que me crucifiques, debo confesar. Estoy enamorado, Dios me presento en mi camino a una de sus hijas y mi corazón se abrió al hecho de verla sonreír. Sus ojos negros me atraparon en una noche que participaba en un retiro y ayudaba en descargar las maletas que llevaban las chicas. Han sido 3 años maravillosos de noviazgos, donde Dios ha sido el tercer cordel en un noviazgo de tres nudos.

Para poder llegar a ella. Tuve que enamorarme de Jesús en una forma profunda y entregada. Por mucho tiempo me afane en poder ser y sentirme amado por alguien. En busca de la aceptación y la comprensión. La urgencia de no sentirme solo. Sin saber que también se podía sentirse solo estando acompañado.

Las malas decisiones que tome por liar con mis problemas propios, fueron causal de daño y dolor para otros. Para estas fechas donde todos parecen felices siendo dos. Es probable, que pasando el día se volverán a sentir solos. Añorando un amor y una historia de verdad.

Mi historia de amor que empezó el 18 de febrero del 2012. Yo no hice nada para conquistarlo, EL solo llego y conquisto mi corazón. Recuerdo que había tenido meses atrás de esa fecha un momento que necesitaba huir al vacío que había en mi vida. En esa huida llegue a un grupo de jóvenes cristianos que me encaminaron a este momento.