Temperamentos, como afectan al matrimonio.


Se han preguntado por qué será que a veces nuestra pareja nos tira miradas de amor después de que hacemos algunas cosas; pero después de hacer otras cosas nos quedan viendo como que estamos en problemas. ¿Qué hace que alguien pueda cambiar tanto su forma de reaccionar ante nosotros? ¿Qué hay en nosotros que puede cambiar completamente la dinámica de nuestra casa? Son los temperamentos.


​​Existe una diferencia entre temperamento y personalidad. Todos tenemos una personalidad distinta, pero tenemos rasgos en común sobre cómo actuamos y qué nos encasilla en algún tipo de temperamento.


La personalidad es el conjunto de rasgos y cualidades que configuran la manera de ser de una persona y la diferencian de las demás. El temperamento es la forma e intensidad instintiva con que uno responde ante los estímulos; es la forma natural con qué un ser humano interactúa con el entorno.


Dios mismo nos invita a que continuamente nos renovemos y procuremos una mejor versión de nosotros todos los días de nuestra vida. No es opción escudarse en el tipo de temperamento que tenemos como si fuera nuestra personalidad.


15 pero ahora sean santos en todo lo que hagan, tal como Dios, quien los eligió, es santo. 16 pues las Escrituras dicen: «Sean santos, porque yo soy santo” 1 Pedro 1: 15-16
2 no imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta. Romanos 12:2

Si sabemos ajustar, moldear y transformar nuestro temperamento, podemos obtener grandes cosas, no solo materiales, sino en varios de los ámbitos en que nos desenvolvemos. Podemos lograr las mejores reacciones y alianzas si aprendemos a usar correctamente nuestro temperamento. ¡Imagínense cómo cambia