¡Volviendo a estar bien!



Hay un momento en la vida de un matrimonio cristiano en que es realmente necesario parar un momento, sentarse para ver ¿Cómo están manejando el día a día? Hacerse unas cuantas preguntas, por ejemplo: ¿Reflejamos a Jesús en nuestra relación? ¿Somos ejemplo para otra pareja? O más bien ¿son de las parejas que ocupan buscar ayuda?


Es muy típico aparentar “estar bien” cuando en realidad no lo están. Pero ¿Porqué vienen baches en la vida de un “matrimonio cristiano”? Porque nos acomodamos a una vida cristiana rutinaria, es ahí donde comienza todos mis estimados.


¿Cómo esta su vida de oración e intimidad con Dios? ¿Cómo esta su servicio a Jesús? Recuerdo mis primeros meses de servicio junto con mi mi esposa, sentíamos una pasión que estaba en lo más alto, tanto para dar como para recibir; pero que a medida que el tiempo pasaba el conformismo entro en el servicio.


Quiero que como pareja piensen, ¿Qué actitud de hoy hizo que Jesús se reflejara en mi matrimonio? ¿Qué han hecho para que los demás digan que son un matrimonio cristiano ejemplar? Muchas veces nuestra relación tiene propósito, pero solo de nombre y no de acciones.


Si su matrimonio ha caído en una pausa espiritual, si hay desamino por diferentes circunstancias de fallo personal o moral, si no han encontrado un propósito como pareja o si están solo pasando el tiempo sin enfocarse, es tiempo que como pareja tomen la mejor decisión de “volver a estar bien junto con Jesús”, a que activen esa relación nuevamente, que busquen una intimidad verdadera con Dios Padre.


“Párense en los caminos y miren, y pregunten por los senderos antiguos, Cuál es el buen camino, y anden por él; Y hallarán descanso para sus almas. Jeremías 6:16


¡Esto es simple, ahí les dejo!

Tags: